A+ A-

Revista: Vida artificial


Vida artificial

El termino vida artificial, acuñado en 1986 por Christopher G. Langton, refiere a un gran abanico de posibilidades que van desde modelos matemáticos que simulan células, tejidos u organismos a la bioquímica y biología molecular que hay detrás de esos posibles modelos teóricos.

  • Francesc Posas

  • Director de la Unidad de Señalización Celular, UPF Departamento de Bioquímica y Biología Molecular Universitat Pompeu Fabra, Barcelona

E

l termino vida artificial, acuñado en 1986 por Christopher G. Langton, refiere a un gran abanico de posibilidades que van desde modelos matemáticos que simulan células, tejidos u organismos a la bioquímica y biología molecular que hay detrás de esos posibles modelos teóricos. A pesar de que esto pueda parecer ciencia ficción, en muchos aspectos, y gracias a lo que se conoce como la biología sintética, ya estamos muy cerca de poder crear, manipular y diseñar células y organismos con nuevas propiedades y características a partir de elementos conocidos. Este número especial de la SEBBM sobre vida artificial incluye tres artículos del grupo de Sistemas Complejos (Universitat Pompeu Fabra) en los que se hace una reflexión de lo que es y lo que puede significar la vida artificial, así como lo que implica recorrer el camino hacia ella.

En el primer artículo, Ricard Solé nos presenta una visión amplia del concepto de vida artificial. Aquí se describe cómo la manipulación de sistemas vivos, junto con la posibilidad de recrear física o virtualmente las grandes transiciones de la evolución, está abriendo camino a una nueva forma de comprender la vida. En este artículo se discute el papel del ordenador y el de la generación de sistemas artificiales en los avances en el laboratorio a través de la biología sintética. Cómo esta nos permite manipular células vivas y su papel en la redefinición de las fronteras entre disciplinas. Este campo no se propone tan solo comprender la biología en toda su complejidad, sino también emplear todo aquello que esta nos ofrece a nivel celular y molecular para diseñar, construir y programar nuevas formas de vida y, además, abre la posibilidad de recrear o reinventar la evolución.

Cuando evocamos lo que puede significar vida artificial acuden a nuestra mente imágenes de algún tipo de dispositivo electrónico o robot capaz de emular el comportamiento humano. Sin embargo, en el segundo artículo, Javier Macía Santamaría nos presenta una alternativa a la denominada vida artificial. Esta es el diseño y creación de nuevos organismos a partir del ensamblaje de diferentes partes o elementos procedentes de otros organismos vivos, definiendo así la nueva disciplina de la biología sintética. Estos organismos modificados dan lugar a nuevos organismos capaces de responder a determinados estímulos de una forma programada, controlada y fiable. Esto incluye desde protocélulas a la creación de células a partir de un DNA exógeno. Aquí se menciona que, sin duda, la biomedicina será una de las áreas que mayores beneficios obtendrá de estos nuevos avances, con aplicaciones en terapia génica o la regeneración de tejidos.

En el tercer artículo, Carlos Rodríguez Caso plantea la necesidad de generar una biología alternativa en el desarrollo de nuevas formas de vida artificial. A partir de la creación de moléculas con una química distinta, ortóloga, a nuestra genética. La base de este conocimiento se basa en la xenobiología, una disciplina a caballo entre la química, la biología y la astrobiología. La aplicación de este conocimiento se plantea desde la biología sintética como una solución para la construcción de sistemas genéticos bioseguros. Esta nueva biología se basa en la capacidad de crear sistemas alternativos tanto de replicación como de transcripción y traducción.

En conclusión, este dossier monográfico nos muestra un espectro de la vida artificial y su relación con la biología sintética que, sin duda, abre las puertas a un nuevo mundo en la biología.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: