A+ A-


Jorge Bernardo Schvartzman Blinder (1948-2021)

  • María Mayán

  • Investigadora Jefa de Grupo en el Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (INIBIC)

  • Enrique Viguera

  • Profesor del Área de Genética de la Universidad de Málaga

J. Bernardo Schvartzman, Profesor de Investigación en el CSIC, nació en Paraguay el 14 de diciembre de 1948. Allí completó su bachillerato y se graduó como ingeniero agrónomo. En 1969, en un barco camino de Israel, a donde iba para completar sus estudios universitarios, conoció a la que sería su mujer, Débora Krimer, con la que se casaría en enero de 1971 y con quien tuvo tres hijos, que educaron entre Paraguay, Nueva York y Madrid. Su intención era realizar, junto a su mujer, la tesis doctoral en Estados Unidos pero el Ministerio de Relaciones Exteriores paraguayo les negó su visto bueno debido a la desafección de su familia hacia el régimen dictatorial que Alfredo Stroessner impuso en Paraguay durante casi 35 años. Gracias a los contactos de su madre, la desaparecida artista Olga Blinder, el embajador de España en Paraguay lo guio para conseguir una beca de “Cultura Hispánica” y realizar su tesis doctoral en el CSIC en el campo de la citogenética. 

 

 

Bernardo llegó a España en 1975. Completada su tesis, realizó una estancia postdoctoral en Estados Unidos donde trabajó, durante tres años, en el Brookhaven National Laboratory de Nueva York. Allí, en el laboratorio de Jack Van’t Hof, estudió la replicación del ADN en organismos eucariotas. En 1985, consiguió una plaza de Colaborador Científico en el CSIC. Ya con su propio laboratorio en marcha, se marchó en 1987 nuevamente a Estados Unidos, esta vez al laboratorio que dirigía Carl Schildkraut en el Albert Einstein College of Medicine de Nueva York Fue en ese laboratorio donde comenzó a experimentar con los geles bidimensionales para analizar los diferentes intermediarios de la replicación, hasta ese momento muy difíciles de resolver. Después de tres años, a pesar de que se le presentó la oportunidad de un trabajo permanente en USA, Bernardo decidió finalmente apostar por España gracias a la estabilidad que suponía la plaza del CSIC. Desde entonces, Débora y Bernardo trabajaron juntos en el Centro de Investigaciones Biológicas “Margarita Salas” (CSIC) de Madrid durante más de 30 años. Bernardo creó un grupo de investigación que ha sido una referencia internacional en la replicación del ADN y en los cambios topológicos que experimenta el ADN durante los procesos de replicación y reparación. Su jornada laboral solía empezar con un desayuno con Marisa Martínez Robles, su mano derecha y amiga. Bernardo disfrutaba de cada uno de sus proyectos, del potencial de las técnicas utilizadas que permitían identificar todo tipo de formas topológicas posibles de la molécula de ADN, y de las discusiones con su grupo de investigación. Consiguió formar una gran familia científica y seguía la trayectoria de sus becarios con gran orgullo. 

 

En palabras de Débora, que suscribimos; fue un gran científico con enorme inquietud intelectual y con tres grandes pasiones: la ciencia, la música y los deportes. Tenía la suerte de trabajar en lo que más le gustaba, con pasión y con rigor científico. Excelente conversador, de carácter amable, siempre con una sonrisa franca pero también con espíritu crítico. Fue un referente y una inspiración para todos los que lo conocimos. Siempre con una sonrisa “tan de verdad”, como le definió David Santamaría. Se marchó dejando un manuscrito en su escritorio y cuando estaba preparando una serie de videos de divulgación científica para la SEBBM. Han quedado pendientes visitas, viajes y llamadas que ya no se podrán hacer. Sus discípulos, dispersos por muchos laboratorios en España, en Paraguay, y en otros lugares del mundo, le agradecemos la formación que nos ha transmitido, su pasión por la ciencia y la importancia de saber comunicar bien los resultados científicos. La continuidad de su legado científico es nuestra mejor manera de rendirle homenaje y de contribuir al desarrollo de la ciencia.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: