A+ A-


Planetas vivos

La investigación es un tema de interés común y políticamente neutro, no debería costar llegar a acuerdos inteligentes, generosos, de país, para promover las medidas facilitadoras que se precisan y dotarlas de un presupuesto estable.

  • Isabel Varela Nieto

  • Presidenta SEBBM

En plena primavera, pasando del frío polar al calor intenso sin casi interrupción, entre tormentas, calimas y nevadas, es un buen momento para hablar de la vida.

 

Finding living planets fue el colofón a una serie de Biology briefs que publicó The Economist el año pasado. Una serie que empezó con las moléculas y acabó con los planetas. ¿Son los planetas seres vivos? ¿Son criaturas? La conclusión es que sí; se revisa la investigación desarrollada a partir del trabajo pionero de James Lovelock en los años 60 para concluir que “al tiempo que la vida evoluciona en los planetas, los planetas evolucionan con la vida” y hay un fuerte intercambio entre la Tierra y su atmósfera que está mediado por los seres vivos. Así en esta era, que empezamos a llamar Antropoceno, somos nosotros responsables de lo que le sucede a esta criatura en la que vivimos. Sesenta años después de la aguda observación de Lovelock es el momento de hacer balance y plantearnos si podemos hacer las cosas mejor, cada uno. Os recomiendo las series de artículos sobre “Laboratorios Verdes” de la FEBS Network (https://network.febs.org) y el webinario SEBBM-Eppendorff “La investigación en la próxima década: biomedicina” (https://sebbm.es/noticias/webinarla-investigacion-en-la-proxima-decada-biomedicina/).

 

Momento también para recordar los muy buenos ratos de vida que nos regalaron algunos colegas muy queridos, que siguen con nosotros pero ya de otra forma. Con mucha tristeza hemos informado de la pérdida de Sebastián Cerdán García-Esteller y de Juan Carmelo Gómez Fernández, perdidas personales para la SEBBM y para la ciencia española a la que contribuyeron notablemente, creando escuela, impartiendo docencia, generando una sociedad más culta y cohesionada. Científicos destacados que han trabajado contracorriente y sacrificando mucho por su vocación y por su pasión, en beneficio de sus instituciones y del colectivo. ¿Se les ha reconocido lo suficiente? Entre sus colegas, sin duda sí. Sin embargo, a otros niveles, no tengo la respuesta. Hemos repetido en distintos foros, últimamente políticos al calor de la presentación del borrador de la nueva Ley de la Ciencia, que ningún ocho mil tiene una base de montículo.

 

Preocupa ver como se buscan los “titulares” y se abandona la ciencia base. Nuestro único potencial candidato al Nobel, desde Cajal, ¿era considerado “excelente” por el sistema?, otra pregunta sin respuesta.

 

La investigación es un tema de interés común y políticamente neutro, no debería costar llegar a acuerdos inteligentes, generosos, de país, para promover las medidas facilitadoras que se precisan y dotarlas de un presupuesto estable. La “Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades” del Congreso ha escuchado a muchos colectivos, incluyendo a la SEBBM, con atención y consideración (https://www.congreso.es/comisiones). Confiemos en que este buen trabajo de consenso sea tenido en cuenta en la nueva Ley.

 

Propusimos a nuestros interlocutores en el parlamento un Pacto de Estado por la Ciencia, una medida apoyada desde todos los sectores consultados. Les propusimos, adicionalmente, la creación de una comisión interministerial que revise todo aquello que se envía al legislativo y se promueve desde el ejecutivo, similar a la revisión de Hacienda. De forma que se reconozca de facto la singularidad de la investigación científica y su importancia, algo necesario para que la ciencia se desarrolle sin corsés y crezca como el motor económico social de futuro que debería ser. 

 

Esta Tribuna va terminando, ¡os esperamos en Málaga! Tras dos años sin congreso presencial este será especial y muy importante para todos nosotros. Al congreso y las actividades online estamos sumando algunas presenciales que complementan las clásicas de divulgación y de coloquios en la Fundación Ramón Areces. Concretamente, estamos de la mano de María Ángeles Serrano, delineando cómo podrían ser las Conferencias Severo Ochoa que quisiéramos lanzar el año próximo. Muy pronto, ya el 15 de junio, tenemos la final del Falling Walls Spain , un concurso de jóvenes talentos. Coorganizado por el MNCN-CSIC, la UCM y la SEBBM, ha contado con el apoyo de la COSCE, la Residencia de Estudiantes CSIC con un proyecto FECYT, y la Academia Joven de España. Esperamos trabajar con ellos promoviendo la cultura científica y a nuestros jóvenes. En esta línea, agradecer a la Fundación Lilly su generoso apoyo a nuestro Premio a la Mejor Tesis Doctoral.

 

Como la hipótesis del Planeta Vivo, la SEBBM cumple 60 años en el 2023, y esperamos vuestras ideas para alimentar su evolución.

 

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: