A+ A-


Juan Carmelo Gómez Fernández (1950-2022). Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular

“La belleza y la muerte son dos cosas profundas, con tal parte de sombra y de azul que diríanse dos hermanas terribles a la par que fecundas, con el mismo secreto, con idéntico enigma”

(Victor Hugo)

  • Senena Corbalán


  • Félix Goñi

Este poema de Victor Hugo nos sirve para iniciar estas palabras en memoria de nuestro querido Juan Carmelo, al que siempre recordaremos por su espíritu crítico, gran inteligencia y afán por estar siempre descubriendo, trabajando e innovando en todas las facetas de su vida profesional como profesor e investigador. Juan Carmelo era Licenciado en Biología y Farmacia, Dr. y Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia.

 

 

A lo largo de 45 años de actividad profesional, desarrolló una admirable actividad docente en las Facultades de Medicina, Química y Veterinaria. Inició su carrera investigadora con su tesis doctoral sobre la síntesis de ATP en las mitocondrias en la Universidad de Navarra, y luego completó esta formación con una estancia postdoctoral en la Universidad de Oxford. A esto le siguió otro periodo posdoctoral en el Royal Free Hospital de Londres trabajando en la estructura de las biomembranas. Llegó a ser catedrático de la Universidad de Murcia en el año 1983, creando el grupo de investigación de Biomembranas. 

 

Como director del equipo de investigación, trabajó intensamente en diversos ámbitos, desde el relativo a la funcionalidad de las proteínas de membrana, a los estudios sobre el comportamiento de las membranas lipídicas naturales y sintéticas; desde los aspectos de la influencia de los lípidos sobre la actividad de las proteínas, al conocimiento de los mecanismos que regulan la proliferación celular, con la mirada siempre puesta en alternativas terapéuticas para combatir distintos tipos de tumores. Las más de 200 publicaciones recogidas en revistas científicas internacionales de primer orden dan fe de los logros y del impacto de los trabajos realizados en su equipo.

 

Sus investigaciones siempre han estado financiadas por fondos regionales, nacionales e internacionales, además de subvenciones tecnológicas de empresas privadas. Este intenso trabajo estuvo acompañado de su implicación en consejos editoriales de revistas internacionales, la colaboración con sociedades científicas y comités internacionales y en la organización de reuniones nacionales e internacionales. Fue secretario general, vicepresidente y presidente de la Sociedad Española de Biofísica (2010- 2014), presidente de la Academia de Ciencias de la Región de Murcia (2015-2019) y actualmente era secretario general de la International Union for Pure and Applied Biophysics. Juan Carmelo fue un investigador vocacional, dotado de una enorme capacidad de trabajo, muy exigente consigo mismo. Su herencia científica es una floreciente escuela en el departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia, donde todos hemos aprendido con él que, para ser buenos científicos, se necesita tesón, insistencia, mucha resiliencia y un gran espíritu crítico. Siempre incentivó el desarrollo de una carrera investigadora plena, en colaboración con los mejores investigadores nacionales e internacionales, abriendo siempre las puertas de la Universidad de Murcia a todos ellos, pues entendía que no había ciencia si no te planteabas retos en la frontera del conocimiento e intentabas resolverlos usando las tecnologías más avanzadas en cada momento donde quiera que estuviesen.

 

Esos principios los ha llevado hasta el límite en esta última etapa de su vida donde le hemos acompañado con sus lecciones magistrales sobre las distintas mutaciones de los genes afectados en cada una de las fases de su enfermedad. Podías pasar la tarde entera departiendo con el sobre los posibles ensayos clínicos que se podrían utilizar, iba aplicando de forma precisa todo su conocimiento en la traducción de señales celulares a su propio proceso como si se tratara de un gran reto al que ponía solución en cada una de las etapas del curso de la enfermedad. Ha afrontado esta última etapa de su vida con una dignidad impresionante, propia de la fuerza de su naturaleza, usando el modo de proceder que aplicaba a sus investigaciones, buscando una solución detrás de otra hasta que ha llegado el momento de este tránsito al que nos vemos enfrentados en un momento determinado de nuestras vidas.

 

Hoy honramos su memoria, nuestro querido Juan Carmelo nos deja muchas enseñanzas y reflexiones que han servido para marcar momentos muy importantes en las vidas de sus discípulos, compañeros y amigos, inmensas gracias por ello y así le recordaremos siempre. 

 

Descanse en paz. 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: