A+ A-


¡Ya es diciembre! Reflexiones sobre el 2022 y objetivos para el 2023

  • Isabel Varela Nieto

  • Presidenta SEBBM

Un año más termina. En estos días decimos adiós al 2022. Sin embargo, no ha sido un año más. Para la SEBBM ha significado la vuelta a disfrutar de un congreso presencial magnífico. Nuestro renovado agradecimiento a los organizadores, Enrique Viguera y Miguel Ángel Medina, y a todo su equipo. Ha sido difícil la organización y ha sido extraordinaria la energía trasmitida en Málaga, ¡muchas gracias! Os esperamos en Zaragoza en septiembre de 2023. Toda la información podéis encontrarla en nuestra web https://sebbm.es, tanto la del pasado congreso como la del próximo. 

 

Queremos volver a veros y repetir la inigualable experiencia que se genera aunando un gran nivel científico, un entorno creativo y el “networking SEBBM”. Málaga nos trajo también la renovación de la mitad de la junta y la elección del futuro presidente, que conocéis bien porque es Antonio Ferrer y tiene su columna aquí, al lado. En dos años comprobareis que hemos elegido muy bien. Las despedidas ya las hice en tribunas anteriores, siempre es un ¡Hasta luego!, y corresponde dar la bienvenida más calurosa a Antonio (presidente electo), a Irene Díaz Moreno (vicepresidenta), Guadalupe Sabio (congresos, premios y eventos) y Raúl Estévez (mentoría y comunicación). Encontrareis la información en https://sebbm.es/quienes-somos/junta-directiva/.

 

Antonio conducirá el 60 aniversario e Irene las relaciones internacionales; mientras que Guada y Raúl tienen algunos retos importantes por delante, como son mejorar y mantener las actividades de la SEBBM, mejorar la comunicación con todas nuestras herramientas y poner en marcha un programa más amplio de mentoría, ¡Bienvenidos! Os integráis en un equipo excelente con Lluís Montoliu como secretario científico responsable de redes y divulgación, José García Pichel un tesorero impecable, María Monsalve, que lleva empresas de forma magistral, Sara García Linares, impresionante en el área de jóvenes poniendo en marcha la Sección Junior SEBBM, Mar Orzáez, pilotando magníficamente los grupos y sus actividades, nuestros pilares, y María Mayan, que está ya empezando a pensar en el congreso del 2024 en A Coruña, además de todo lo que ya llevaba y ya conocéis, huracán Mayan. No olvidemos a nuestra secretaria administrativa, María del Mar Rodríguez, pieza maestra en el funcionamiento de la sociedad.

 

Sobre la web, quiero informaros de que se ha completado la renovación básica. Os recomiendo la sección de ofertas de empleo, la agenda y todas las demás secciones, para las que esperamos vuestras contribuciones. Tendrá una zona de Intranet solo para socios y que estará a vuestra disposición. Paciencia con los problemillas mientras rematamos los últimos ajustes, que somos 3.772 usuarios y tener alguno es inevitable. La web es un proyecto dinámico, que siempre pide más, pero lo vamos acabando, tendremos módulos propios para votaciones y para los congresos. Esto nos da independencia, economía y rapidez para informaros. Voy quemando etapas en la presidencia, tengo dos años por delante y se van cumpliendo objetivos gracias a todo el equipo. 

 

Importa resaltarlo, porque es un esfuerzo siempre colectivo y sostenido en el tiempo. El año próximo celebraremos el 60 aniversario de la Fundación de la SEBBM, gracias a los colegas que a lo largo de tantos años han trabajado por una SEBBM comprometida con la ciencia y con construir una sociedad mejor. El año próximo, uno de los hitos será la primera Conferencia Severo Ochoa (junio, Salamanca), entre otras actividades que tenemos planeadas y esperamos disfrutéis y, sobre todo, que participéis.

 

El año 2022 nos deja una nueva Ley de la Ciencia, publicamos una entrevista muy interesante con la Secretaria General de Investigación, la Dra. Raquel Yotti, a la que agradezco su amabilidad en atendernos. 

 

Por mi parte, quiero destacar muy positivamente que la nueva ley ofrece novedosas perspectivas para la contratación y la carrera profesional. Chocamos sin embargo en la aplicación de las leyes con una estructura administrativa con aspectos rancios difíciles de sortear. Por ejemplo, los trámites para incorporar investigadores extracomunitarios chocan frontalmente con los plazos dados desde la AEI para hacerlo. Esto se suma a la convalidación de títulos, la acreditación… ¿buscamos así la excelencia? 

 

Es un importante avance el reducir la precariedad de los investigadores y tecnólogos. Tenemos que aspirar a que los contratos y los salarios sean acordes al nivel de formación. Con ello podremos contribuir a construir un país independiente tecnológicamente, culto científicamente y más competitivo económicamente. El valor de las profesiones viene marcado por dos factores fundamentalmente, el salario y las perspectivas, y en la nuestra queda mucho por hacer. Hay una crisis general de vocaciones investigadoras y no se resolverá sin darnos el valor que merecemos. Pedimos una consideración equivalente a la que nuestra profesión tiene en los países con los que nos queremos comparar. Nuestro deseo para 2023 es que la investigación sea una prioridad política, con acciones acompañando al discurso.

 

Diciembre 2022, es el momento de parar un poquito y de celebrar las fiestas navideñas. Con todo mi agradecimiento por la confianza que habéis puesto en mí, os deseo todo lo mejor en lo profesional y en lo personal para el 2023. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo en las redes sociales: