La Covid-19 pone patas arriba la “exclusividad” de la investigación