La actividad exonucleasa de PolE contribuye a los daños en el DNA por estrés replicativo