Margarita Salas: Un sello, una rosa y un homenaje