El diseño de nuevas estrategias terapéuticas frente a las infecciones bacterianas requiere de una mayor comprensión de la evolución de la resistencia a los antibióticos