Una ley de la ciencia sin resistencias